|
|

PLENITUD DE VIDA
C H R I S T I A N   C E N T E R

Sirviendo a la comunidad de manera integral

HOMBRES DE INTEGRIDAD

Quienes Somos

Ahora pues, temed a Jehová, y servirle con integridad y en verdad…” Josué 24.14


Hombres de Integridad, es el ministerio de Hombres del Centro Cristiano Plenitud de Vida. Su propósito es proveer a cada hombre con herramientas, que les enseñe a cómo manejar y resolver los problemas de la vida diaria forma acorde con los estándares divinos.

 

Equiparlos con los elementos necesarios que les permitan desarrollar el carácter de Cristo en ellos, y así, vivir vidas íntegras y completas en Dios; tomando el lugar que les corresponde en sus familias, en el cuerpo de Cristo, y en la sociedad.


Nuestra enseñanza, basada en las Escrituras, tienen como meta que cada hombre pueda desarrollar las cuatro características principales de la integridad:

  • Honestidad,
  • Confiabilidad,
  • Vida Privada,
  • Testimonio Público

La palabra integridad viene de la misma raíz latina que la palabra entero. Sugiere la totalidad de la persona. Como decimos comúnmente, de una sola pieza. Una persona entera, es una persona no dividida.


Un hombre de integridad vive correctamente. No es alguien que cambia o vende sus principios conforme a las circunstancias que lo rodee. Es el mismo tanto en privado como en público.


Eventos y Reuniones

En cada una de nuestras reuniones podrás compartir en koinonia junto a otros hombres, crear nuevas amistades, recibir palabra de instrucción, fortaleza y motivación. Recibir ayuda espiritual, así como ayudar a otros. Aprender a ser todo lo que Dios quiere que seas.


Retiros Anuales: “Acampando en Gilgal”.

Son retiros destinados a que cada hombre tenga un encuentro con ellos mismos y con Dios. Que a través de herramientas instructivas, y de manera práctica, aprendan a reconocer lo que hay en su corazón, y que cada uno tenga la experiencia de una circuncisión espiritual, y luego tener un encuentro con el Dios altísimo.


¡Historia real!

Había una historia en un periódico años atrás sobre un hombre de Long Beach que fue a comprar un pollo para él y la mujer que lo acompañaba a una tienda de KFC (Kentucky Fried Chicken). Ella esperó en el carro mientras él fue a recoger el pollo.


Sin darse cuenta, el gerente de la tienda entregó al hombre la caja en la que había puesto las ganancias del día, en vez de la caja con el pollo. Es que iba a hacer un depósito y lo había camuflado poniendo el dinero en una caja de pollo frito.


El hombre tomó su caja, volvió al carro, y los dos se fueron. Cuando llegaron al parque y abrieron la caja, encontraron que tenían una caja llena de dinero. Ahora bien, este era un momento muy vulnerable para una persona común. Sin embargo, al darse cuenta del error, volvió al carro y se dirigió al lugar y devolvió el dinero al gerente.


Bueno, ¡el gerente estaba alborozado! Estaba tan complacido que dijo al joven: "Quédate por aquí. Quiero llamar al periódico para que te saquen la foto. Eres el tipo más honesto del pueblo".

"Oh no, ¡no haga eso!", dijo el sujeto.

"¿Por qué no?, preguntó el gerente.

"Bueno", dijo, "sabe, estoy casado, y la mujer con la que estoy no es mi esposa".

(Historia sacada del website Telling the Truth Project).